¿Qué es el bruxismo?

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo, o comúnmente llamado, chirriar de dientes, es una parafunción mandibular persistente.

Este problema puede darse tanto durante el día como por la noche.

Se da con mayor frecuencia durante la noche, siendo más difícil de controlar.

En Dentista Pamplona te explicamos los síntomas y causas de esta enfermedad:

Los síntomas del bruxismo son:

Apretar fuertemente los dientes superiores con los inferiores, realizando un movimiento de atrás a adelante y viceversa.

Este problema ocurre mayormente de forma inconsciente y desencadena el desgaste de las piezas dentales.

Su causa principal se sitúa en el plano psicológico aunque las consecuencias terminan de forma dañina para nuestros dientes.

Causas del bruxismo:

Actualmente no está clara la causa exacta de la aparición del bruxismo, pero sí se sabe que el estrés es uno de los principales desencadenantes.

Otros factores contribuyentes a la aparición:

  • Tipo de alimentación.
  • Hábitos del sueño.
  • Postura.
  • Mala alineación de los dientes.
  • Incapacidad de relajación.

Aunque cada caso es diferente y las causas pueden variar según el paciente.

Síntomas del bruxismo:

El principal problema del bruxismo es que los dientes pueden ejercer una presión excesiva en los músculos, los tejidos y las estructuras de la mandíbula. De hecho, si se prolonga en el tiempo podemos llegar a tener problemas de mandíbula.

Los principales síntomas son:

  • Dolor de oído.
  • Ansiedad.
  • Dolor de cabeza.
  • Estrés.
  • Depresión.
  • Dolor y/o inflamación de la mandíbula.
  • Sensibilidad muscular.
  • Insomnio
  • Sensibilidad a las cosas calientes, frías y dulces.
  • Trastornos alimentarios.

Prevención del bruxismo:

La reducción del estrés y ansiedad pueden disminuir los síntomas del bruxismo en personas propensas a tenerlo.

Una buena manera de prevenir los síntomas es la utilización de un protector bucal mientras el paciente duerme.

Diagnóstico del bruxismo:

Ya que muchas veces el bruxismo no presenta síntomas, puede llegar a ser difícil que nos demos cuenta de esta afección.

La manera más común de que lo detecten es en una revisión dental, cuando alguien ajeno al paciente le escucha chirriar los dientes o que el paciente vaya al médico debido a dolor repetitivo en cara y cuello.

Para estar 100% seguros de esta afección lo recomendable es acudir a un especialista para la realización de una exploración y un estudio radiográfico.

Tratamiento del bruxismo:

Estos tratamientos se orientan en reducir el dolor, prevenir el desgaste de las piezas dentales y los daños permanentes en la mandíbula, además de disminuir el rechinamiento de los dientes.

Una buena manera de evitarlo es la utilización de protectores dentales y las férulas las cuales se utilizan para paliar la enfermedad mientras el paciente duerme.

Con ello se previenen los daños en los dientes y los problemas en la articulación temporomandibular.

Sin embargo, aunque son muy utilizados, estos dispositivos no resuelven el problema y, aunque eliminen el dolor, si se dejan de usar éste volverá a aparecer.

Otras medidas que se pueden tomar son:

  • Evitar alimentos duros y los dulces.
  • Realizar ejercicios de relajación para reducir el estrés del paciente.
  • Aplicar hielo o calor en el área donde está localizado el dolor.
  • Masajear la zona afectada.
  • Dormir las horas recomendadas.
  • Ingerir mucha agua o líquido.
  • Ortodoncia para alinear los dientes.

La cirugía sólo se realiza como último recurso.

Aunque el bruxismo no es un problema grave puede llegar a causar lesiones dentales permanentes y dolores en la mandíbula a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies